El Hombre su Industria y su Ciencia


Los fenómenos naturales influenciaron y condicionaron a los seres vivos de nuestro planeta durante millones de años, pero únicamente el hombre además de beneficiarse de ellos intentó su explicación racional a través de la observación y posterior investigación de los mismos.

No sabemos en qué periodo de la evolución los primates comenzaron a hacerse preguntas sobre el rayo, la palanca, la dureza de los elementos etc., pero, ese momento marca la línea difusa que condujo hacia los homínidos.

 

El análisis, investigación y utilización de la naturaleza dio como resultado la creación de artilugios, primeramente sencillos y más complejos paulatinamente, que en la actualidad han desembocado en un grado de tecnología y sofisticación tal, que conducen a la humanidad hacia un futuro impredecible.

El PRINCIPIO
Péndulo Eléctrico


Nuevos Avances


Experimentos


Máquinas Electrostáticas


Botella de Leyden


Experimento Oersted


Inducción Electromagnética


Generadores


Motores


Radio Frecuencia


Campo Eléctrico y Magnético


Linterna Mágica


Animación Imágenes


El Praxinoscopio


Microscopio Proyector


Historia Fotografía


Máqina de ATWOOD


Giróscopo o Giroscopio


MÓSTOLES Fauna y Flora


El Falo Majador de Mostoles


Curiosidad de los Útiles Líticos


Curiosidad de los Fósiles


Informe Arqueológico de Avda. Alcalde de Móstoles


Arqueológia, Presa del Soto

 

Fondos de Cabaña


Equinodermos

Acuciado por la necesidad y por la naturaleza de su inteligencia el hombre primitivo fabricó y empleó rudimentarias máquinas en las cuales el elemento principal era la palanca. En una cadena obligatoria debía obtener madera, para mover megalitos, fabricar utensilios, armas etc. y escarbar en canteras buscado el preciado pedernal, piedra principal, en la fabricación de armas, sierras y diversas herramientas empleadas en obtención de la madera.

En sucesivas y posteriores edades la habilidad, capacidad e inquietudes del hombre encauzaron su evolución y propician el desarrollo cultural y tecnológico a través de experimentos supeditados a ilustres hombres que nos precedieron. La recopilación de una serie de estos momentos de la historia, es el objetivo de estas "MÁQUINAS CIENTÍFICAS" que han sido recuperadas y posteriormente plasmadas por su autor en esta WEB, que puedes visitar con los enlaces de la izquierda.

Me parece que esta Web necesita una explicación, y os la voy a dar: Cuando cogí la jubilación, efectúe infinidad de activaciones que tenía pendientes, una de estas fue la construcción de más de 50 Máquinas Científicas, alguna como la MÁQUINA DE ATWOOD que tiene 2,50 m. de alto y que incluye un reloj de péndulo hecho manualmente. Para hacer su cuerpo tronco-cónico, tuve que preparar un grandísimo torno en la terraza. Otra actividad fue recorrer el término de Móstoles infinidad de veces, consiguiendo interesante información, de su fauna, flora y yacimientos Arqueológicos y Paleontológicos, yacimientos que se encuentran superficialmente por la erosión y las labores agrícolas. Entre las cosas que observé, de gran importancia, se encuentra la historia de EL FALO MAJADOR DE MÓSTOLES. Tocaré algunas materias como: APORTACIÓN A LA COMPRENSIÓN DE LOS EQUINODERMOS, CON ESPECIAL MENCIÓN A LOS CISTIDEOS DIPLOPÓRIDOS, EQUINODERMOS PALEOZOICOS, y observaciones sobre otros fósiles, principalmente  del mismo periodo que he de colocarlos en esta Web para que el esfuerzo no haya sido inútil.

Ahora que dispongo de este Espacio de MÁQUINAS CIENTÍFICAS, y después de, a mis 71 años haber aprendido el funcionamiento del lenguaje HTML espero poco a poco introducir la información de lo que se y he visto.

Las investigaciones, igual que el proceso de construcción de las máquinas esta recogido en el libro "MÁQUINAS DE GABINETE" de José Martín Roldán.

 

MÓSTOLES,
NATURALEZA, FAUNA Y FLORA

 

Este capítulo, no se ha creado en función de conocimientos de biología, es para despertar el apoyo a la conservación de lo poca naturaleza que nos queda. Puede que para la mayoría de las personas un edificio sea más importante que una mariposa, la verdad es que edificios hay demasiados en Móstoles y mariposas apenas quedan. Hemos sido capaces de llenar todo nuestro territorio de construcciones pero no hemos sido capaces de crear una sola mariposa, ni hemos sabido convivir con ellas. Nuestras zonas verdes, nuestros jardines y nuestras terrazas que podían estar pensados para compartir, apestan a insecticidas, cloro, y múltiples venenos, y sobre todo no tienen más que césped.

Hace 20 años en la zona donde vivo se veían murciélagos, golondrinas y reptiles. Las charcas que había desaparecieron y con ello toda la vida.
Si queremos recuperar algo, necesitamos pequeños estanques en los jardines, que además son decorativos y refrescantes, y que masas de agua desaprovechadas, como la del Parque Cuartel Huertas, tengan, plantas acuáticas peces y el acondicionamiento necesario para la vida. Hasta podría ser un atractivo para las ranas que en nuestra Villa no quedan, que yo sepa más que una o dos.
Nos queda poco territorio rustico y poca naturaleza, que además, precisamente es la zona donde se encuentran los yacimientos Arqueológicos y Paleontológicos, y este poco que nos queda despierta la codicia de los especuladores y el interés de nuestros dirigentes por ser una fácil fuente de ingresos. La construcción se ha paralizado pero se pensara en hacer, aeropuertos, autopistas, deportivos etc., cualquier cosa es buena. Y contaremos a nuestros nietos, “HUBO UN TIEMPO QUE AQUÍ HABÍA HORMIGAS”.
Fotografías de lo que aun tenemos

Copyright © del 2 de Octubre de 2003.
M-007539/2003
Nº 16/2003/7975. --14-11-2006

josemartin_roldan@hotmail.com

 

Siguiente

 
Móstoles Documentos