POLARISCOPIO

POLARIZADORES

POLARIZACIÓN DE LA LUZ

Las ondas luminosas se transmiten vibrando en todas las direcciones perpendicularmente al eje principal de la onda.
Por medio de la reflexión, la luz se polariza. Dirigiendo a un espejo, un rayo luminoso, con una incidencia de 55º, se selecciona su salida al ser reflejado, ya que solo vibra en el plano de reflexión, recibido otra vez, en ángulo de 55º por un 2º espejo, volverá a salir reflejado, con mayor o menor intensidad, pasando por reflexión nula, dependiendo de la posición de dicho segundo espejo respecto al plano del rayo de luz polarizada que recibe.
Si colocamos un polarizador sobre la platina y lo hacemos girar vemos como pasamos de un máximo de luminosidad a un mínimo, ya que si la luz coincide con los planos del cristal, o no, entonces pasa más o menos luz.

EXPLICACIÓN DEL ESQUEMA:
El primer espejo “L” que recibe el rayo luminoso es un cristal transparente que debido a la inclinación del mismo respecto al rayo (35º) lo refleja hacia un espejo “E”, que lo devuelve y envía, atravesando en esta ocasión “L”, hacia “C”.
El aparato de “Máquinas Científicas” es reproducción del de Nörremberg, que además de servir para observar este fenómeno, se utiliza para observar diversos efectos de la luz polarizada al atravesar cuerpos apropiados, colocados en una platina, señalada en la ilustración como “P”.
“D” es una articulación para que “C” gire.
Señalar que: “E” es un espejo plano, “L” una lamina de fino cristal transparente que gira sobre un eje graduado.
“C” es un vidrio negro que puede girar horizontal y verticalmente y que las columnas y platinas son de latón.
 

INDEX